3.15.2010

8.000 catalanes, de 40.000 españoles, emigraron en 2009

La emigración hacia el extranjero y la nueva normativa de acceso a la nacionalidad disparan las inscripciones consulares. El CERA (Censo Electoral de Residentes Ausentes) se incrementa en 69.000 nuevos inscritos. 6.000 catalanes emigraron en el año 2008 y se estima que 8.000, de 40.000 españoles, lo hicieron en el año 2009. Las perspectivas de aumento de la emigración española y catalana son aún mayores en 2010, según un informe de la Federació Internacional d’Entitats Catalanes(FIEC), hecho público en este mes de marzo.

La Federación considera que era un hecho cantado, que la presente situación económica no iba a dejar indiferentes a muchos de los que se encuentran en este momento, en España o en Cataluña, en situación de desempleo o de empleo precario. Sostiene que buscar oportunidades de trabajo fuera de España es y ha sido una constante a lo largo de la historia en Cataluña y para muchos, después de más de un año de crisis en el mercado laboral, la emigración aparece como una de las pocas salidas posibles.
Estima que, al mismo tiempo, la presente crisis, especialmente en algunos países latinoamericanos, ha producido como consecuencia de las medidas adoptadas por el Gobierno español en materia de nacionalidad, que permiten la recuperación de la nacionalidad española a los descendientes de emigrantes y exiliados españoles, un incremento de expedientes de recuperación de la nacionalidad que se están resolviendo satisfactoriamente en la mayoría de países latinoamericanos (especialmente Cuba, Venezuela, Argentina) aún cuando algunos servicios consulares no llegan a poder prestar el servicio en plazos razonables habida cuenta del gran número de solicitudes.
Las demandas de recuperación de la nacionalidad, recuerda, se basan en la modificación del Código Civil en materia de nacionalidad de diciembre de 2007 y en la ley 52/2007, conocida como Ley de la Memoria Histórica. Su Disposición adicional séptima facilita la adquisición de la nacionalidad española a los descendientes de emigrantes y exiliados.


Aumento del CERA
El Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) se incrementó en 69.000 nuevos inscritos entre los meses de enero y diciembre de 2009 pasando, gracias a este crecimiento, de 1.237.832 votantes a comienzos de año a 1.306.172 once meses después, indica. En el caso de Cataluña los inscritos en el CERA con derecho a voto en las próximas elecciones de noviembre de 2010 aumenta en casi 8.000 personas pasando de 117.243 en enero a 124.958 en diciembre de 2009.
Considera que la nueva normativa de acceso a la nacionalidad –que comenzó a aplicarse el 29 de diciembre de 2008– puede explicar ese incremento, el más alto en los últimos siete años, en algunos países de América Latina que, de momento, por su situación económica no constituyen destinos preferentes de emigración para quien quiere buscar oportunidades laborales fuera de España.
Argentina ha sido el país en el que más se han incrementado los inscritos en el CERA (16.295 personas). En Cuba el aumento también ha sido significativo, 8.202 nuevos registros, y también en Venezuela con 7.502. Otros países con un crecimiento notable del número de censados han sido México, 6.071; Uruguay, 4.744; y Ecuador, 4.137. En todos estos casos la nueva normativa de nacionalidad puede explicar por sí sola el aumento en el CERA, afirma.
Sin embargo, señala, otros crecimientos de inscritos como los que se observan en Brasil (3.484), Estados Unidos (3.163), Chile (1.905), Francia (1.211) o Suiza (997) parecen combinar ambos fenómenos: nueva emigración española (seguramente en una proporción de más del 50% de los nuevos inscritos) y recuperaciones de nacionalidad.
Aprecia asimismo que los datos de crecimiento de inscritos en el CERA en otros países resultan difíciles de explicar sólo con recuperaciones de nacionalidad y parecen indicar un evidente desplazamiento de personas buscando oportunidades laborales (y sin duda encontrando esas oportunidades ya que en otro caso no tendría sentido que procedieran a la inscripción consular). Es el caso, por ejemplo, de: Reino Unido (1.492), Alemania (1.259), Bélgica (911), Italia (556), Australia (555), Países Bajos (414), Suecia (211), Canadá (325), China (220), Turquía (156), Nueva Zelanda (82) o Luxemburgo (79).


Estadística de Variaciones Residenciales
Por otra parte informa de que los datos oficiales de la Estadística de Variaciones Residenciales que elabora el INE (Instituto Nacional de Estadística) están disponibles hasta el año 2008. En 2008 fueron 34.453 los españoles que abandonaron España para instalarse en otros países. Entre ellos 5.966 catalanes, lo que convirtió a Cataluña, en 2008 y en números absolutos, en la segunda comunidad productora de emigración en España después de Madrid (8.195) y por delante de otras comunidades tradicionalmente emigrantes como Galicia (2.971) o Andalucía (3.867).
La estimación sobre los datos conocidos del CERA de 2009 y las tendencias apuntadas en la estadística del INE de 2008 permiten a la Federación suponer que más de 40.000 españoles han abandonado el país en 2009 y entre ellos, probablemente, más de 8.000 catalanes.
La entidad considera necesario recordar que pese a esa situación, la misma estadística sobre el saldo migratorio en España registra 726.009 llegadas en el año 2008 (extranjeros y españoles retornados contados juntos) y 266.460 salidas (extranjeros, retornados y españoles emigrantes contados juntos) con un saldo de nueva población positivo de 459.549 personas. En Cataluña fueron 176.613 llegadas (extranjeros y españoles retornados contados juntos) y 81.326 salidas (extranjeros retornados y españoles emigrantes contados juntos), lo que arroja un saldo de nueva población positivo de 95.287 personas. La integración de los nuevos españoles o de los ‘nous catalans’ continua siendo, incluso en períodos de crisis como el actual, uno de los mayores retos de la sociedad española, indica.

Así pues en sólo dos años alrededor de 15.000 catalanes han dejado Cataluña para instalarse fuera del Estado español. Desde 2005 son más de 25.000.


Previsiones para 2010 y 2011

No es posible establecer con precisión cuál va a ser el comportamiento migratorio de los españoles y de los catalanes en 2010 pero los datos recogidos por la FIEC (Federació Internacional d’Entitats Catalanes) entre diversos ‘casals’ catalanes del exterior apuntan a un crecimiento muy significativo del número de consultas sobre la situación del mercado de trabajo y de la vivienda en ciertos países y a un crecimiento más que probable y sostenido de la emigración española y catalana hacia países que se considera pueden ofrecer oportunidades laborales. Una tendencia que, sin duda, se mantendrá en 2011.
Un problema relevante que aparece a la hora de elaborar estos datos es que, principalmente en Europa, mucha de esta emigración es ‘espontánea’, es decir que parte a la aventura sin un contrato de trabajo previo y no se registra ni en el consulado del país de acogida ni se da de baja en su municipio de origen. Solamente cuando consolida su situación se da de alta en el CERA.
Por ello es posible que los datos de la estadística del INE o del CERA, que se basan en registros administrativos, minusvaloren la realidad y no reflejen la totalidad de los movimientos migratorios hacia el exterior, advierte.


La influencia de la televisión
Aún cuando lo identifica como un dato colateral, mantiene que no hay que ignorar el gran éxito de audiencia que en todas las cadenas televisivas del Estado español registran los programas dedicados a los españoles residentes en el exterior. Valora que ‘Españoles en el mundo’ en TVE; ‘Afers Exteriors’ en TV3; ‘Madrileños en el mundo’ en Tele Madrid; ‘Callejeros viajeros’ en Cuatro; ‘Valencianos en el mundo’ en Canal 9; ‘Andaluces en el mundo’ en Canal Sur, etc., son vistos por millones de personas que no sólo miran por curiosidad dichos programas sino que reciben una información que en muchos casos contribuye a adoptar una decisión tan difícil como es la dejar el país de residencia a la búsqueda de otras oportunidades.
Para la FIEC no se trata de que en Cataluña o en España se implemente una política activa de colocación de excedentes laborales en países extranjeros como se hace, más o menos explícitamente, en otros países (caso de Portugal en la UE o en algunos países africanos o asiáticos). La FIEC ya llamó la atención del Govern de la Generalitat sobre esta realidad migratoria durante el Consell de las Comunitats Catalanes del’Exterior de diciembre de 2009 y entiende que, especialmente en los países en los que se está produciendo una significativa llegada de emigración catalana los recursos para asesoramiento en los centros catalanes de esos países deben ser debidamente aumentados y desde el Govern no debería ocultarse una realidad que la tozudez de las cifras y de las estimaciones no puede desmentir y debería, desde el ‘Departament de Treball’ o desde Vicepresidencia, coordinarse una actividad de seguimiento y asesoramiento para quienes deciden abandonar Cataluña y España no por exotismo sino por necesidad.
El informe añade que conviene no olvidar que aparte de los 125.000 catalanes mayores de 18 años con derecho a voto que se reflejan en la estadística de inscripciones consulares del CERA hay que añadir los menores de 18 años, los que han adoptado la nacionalidad del país de acogida, las segundas y terceras generaciones (principalmente en América) y las migraciones hacia otras comunidades autónomas del Estado español. Es decir unos 400.000 catalanes residiendo en el exterior.
Finaliza sosteniendo que Cataluña es, ha sido y será un país de acogida de inmigración procedente de todas partes pero en muchos momentos de su historia, por más o por menos tiempo, por razones políticas o por razones económicas, es, ha sido y será también país de emigración.

1 comentario:

Lluis dijo...

Esta muy interesante
¿Seria posible de reproducir este articulo indicando autor/autores o web de referencia? ¿Como lo ves?
Escribenos. Gracias
amedesparreguera@gmail.com