5.03.2008

la migración de allá pacá

La migración, lo sabemos muy bien, es un fenómeno humano natural, con el que se se busca una satisfacción de vida. Y como en toda la vida humana, la migración está marcada por el poder. Quienes tienen poder económico viajan. Quienes buscan solucionar su problema económico, migran. Los términos que se utilizan van acompañados de cierto desdén o admiración, según sea el caso. Si miles de mexican@s cruzan la frontera con Estados Unidos, los que viajan protestan con bala, migra y muro. Si miles de gringos viajan y se instalan --apoderándose de los mejores lugares, las mejores playas, los mejores servicios- se les da la más cordial bienvenida. Claro que todo esto que digo es manejado en extremo, pero en definitiva existe un prejuicio inmenso marcado por el poder que divide, separa, prejuicia, y ahonda las fronteras, especialmente las mentales.

y bueno, ¿porqué México?
esta pregunta se la hacen entre ellos, quienes siendo naturales de otros lados deciden venir a vivir a este país que tantos de sus compatriotas detestan (o a quienes vivimos en él), y en el blog México501 publican en, por ahora, dos partes las respuestas y aquí hago una traducción muestra

"Después de tener mis primeras vacaciones en Cancun, México, con un grupo de amigos, a mi regreso no podía quitarme a México de la cabeza. En una discusión con uno de mis amigos comenté que debería de irme a vivir a México. Me contestó que no podría y que no lo haría, así que pensé, y porqué no? Así que decidí moverme e ir por tres meses como prueba, y cuando regresé a casa, estaba decidida a pagar mis deudas, enterarme más, hacer relaciones, aprender español y esperar el momento propicio para irme. El tiempo y la oportunidad se dió y llevo viviendo en Cancún 5 años y medio".
Elizabeth, de Mexico “Way”

en la siguiente sección de respuestas, la pregunta aborda los ajustes que tuvieron que hacer para vivir aquí:
" Para ser honesto, me siento tan cómodo en México que en donde crecí en el UK o donde he vivido en US, si no es que más. Y es difícil pensar en algo a lo que me tuve que ajustar. Observar los niveles de pobreza que están ausentes o escondidos en otros países, como los niños de 7 años vendiendo chicles en las calles o flores en los bares a deshoras de la noche es algo a lo que nunca acabarás por acostumbrarte y hay recordatorios constantes de las inmensas divisiones y contrastes de una ciudad moderna como Guadalajara. Esa sería una cosa importante, y cada quien tiene su manera de asumir su culpa primermundista.

En un nivel más prosaico, alguna gente se toma su tiempo para adaptarse a la comida, pero yo nunca he tenido preoblemas y como en la calle casi todos los días (el dato está en ir a lugares con colas de gente local). Beber agua embotellada era algo nuevo para mi y tener al cuate que te lleva los botellones cada varios días al principio era raro pero no me cambió la vida. Manejar puede exigir sus trucos en los grandes cruces de avenidas, pero aparte de que sube cada vez más el nivel de tráfico, nunca es tan peligroso y frustrante como ir de A a B en la Bahía de San Francisco. Pagar por usar carreteras decentes puede necesitar hacer algunos ajustes. Si planeas un viaje largo necesitarás un montón de cambio para pagar el peaje de esos caminos extremadamente modernos y bien equipados. Pero si lo planeas con anticipación, puedes saber cuánto vas a gastar a través del sitio web del Departamento de Transportes."

Gwyn Fisher de Gwyn’s Blog

Otro mundo, señoras y señores....otro mundo, el del dinero y ni siquiera mucho dinero. El suficiente para ser viajero en vez de migrante....

2 comentarios:

Juan Luis Sánchez dijo...

México es un país estupendo. Lástima que se nota que hay un gran abismo entre ricos y pobres. Felicidades por el blog.

E dijo...

si, es un paìs muy chido-guay con cada vez más diferencias sociales (y un gallego de ministro del interior que además tiene grandes contratos en el campo petrolero...suena?)

gracias por la visita!